Sta. Mª la Blanca

Calle Santa María la Blanca, 5

Recién concluida la segunda fase de una restauración que está previsto continúe en los próximos meses, la Iglesia de Santa María la Blanca es uno de los edificios más singulares del barroco sevillano. Una sinagoga del siglo XIII (levantada sobre una pequeña mezquita anterior) fue transformada en 1391 en templo cristiano mediante una reconstrucción del interior y el añadido de una portada gótica, que aún se conserva. En 1662, el arquitecto Pedro Sánchez Falconete volvió a reconstruir la iglesia, que presenta por ello traza barroca de tres naves separadas por columnas de mármol rojo y cubiertas con bóvedas de cañón con una pequeña semiesfera en el crucero. Son las yeserías que adornan profusamente la cubierta de la nave central con motivos vegetales y figuras de ángeles las que otorgan al interior del templo su principal singularidad. En el retablo mayor se encuentra una imagen de la Virgen de las Nieves, original de Juan de Astorga, aunque tal vez las principales joyas que alberga la iglesia sean de naturaleza pictórica: una magnífica Piedad de Luis de Vargas que se recoge en la hornacina central de un retablo renacentista de 1564 y una Última cena de Murillo, que forma conjunto con copias de otros dos murillos que conservaba el templo y que fueron expoliados durante la invasión francesa y hoy se encuentran en el Museo del Prado.