Raquel Andueza & La Galanía Yo soy la locura (Música española y europea –con texto en castellano- del siglo XVII) S03 March | 21:00 | Iglesia Sta. María la Blanca
PROGRAMA PDF

Henry du Bailly (?-1637)
Yo soy la locura
Anónimo
Marizápalos
José Marín (1619-1699)
No piense menguilla ya
Benedetto Sanseverino (fl.1620/22)
Olvidada soys de mí
Gaspar Sanz (c.1640-1710) / Improvisación
Folías
José Marín
Ojos pues me desdeñáis
Anónimo
Vuestra belleza señora
Jean Baptiste Lully (1632-1687)
Sé que me muero
Gaspar Sanz
Canarios
Anónimo
La Ausençia
Antonio Literes (1673-1747)
Déjame, tirano dios
Anónimo
Vuestros ojos tienen d’amor
Antonio Martín y Coll (1670?- 1734)
Bailo di dame – Zarabande
Juan Hidalgo (1614-1685)
Sólo es querer
Anónimo
Ya no les pienso pedir

[UN SIGLO AD HOC]

Dioses, héroes y simples mortales han evidenciado a lo largo de la historia la extrema fragilidad de la mente, una fragilidad con consecuencias que caprichosamente han oscilado en el tiempo entre lo transitorio y lo perenne y que han salpicado a las manifestaciones artísticas en muy diversa medida. El arte y locura han cruzado sus senderos desde tiempos inmemoriales, una locura justificada en casos por los imponderables males de amor, como narran algunos de los textos aquí puestos en música, y en otros por patologías bien específicas que sin duda condicionarían la obra, como lo fueron los episodios de delirium tremens de Tolouse-Lautrec o aquella que condujo al malogrado Schumann al manicomio de Endenich.

Obviando los célebres casos decimonónicos, si existió un siglo decidido a abanderar la locura en música ese fue precisamente el siglo XVII, una compleja centuria que nunca gozó de buena prensa entre la historiografía venidera, y muy en particular en la generada desde Alemania, Italia y España, aquellos países que más sufrieron los desaires del Seiscientos. No por casualidad fue precisamente en este siglo cuando los enfermos psíquicos fueron por primera vez considerados como tales y la psiquiatría fue reconocida como una ciencia médica …

+